Si estás acá es porque te elegí...


Este es un espacio personal donde convergen pensamientos y creaciones, un poco de lo que soy, de lo que pienso, de lo que he vivido, de como veo el mundo...

El Blog está registrado y por consiguiente, salvo aclaración previa todo lo publicado me pertence
por lo tanto quedan prohibidas TODAS las reproducciones y difusiónes sin previa consulta y autorización.

Susana E. Buisson (Lakentsb)


lunes, 16 de enero de 2017

AVES DE CIUDAD



Quiero soñarte despierta un rato más,
Seguir gastando el recuerdo de tu roce en mi piel
hasta que ya no encienda nada.

Quiero saborearte, 
revivir  todos tus gestos,
guardarme cada gota de interés de tu mirada,
cada palabra intencionada,
volver a olvidarme de todo y todos por un rato.

Sería una explosión. 
Lo sé.
Vos con tu energía indómita
atravesando todos mis muros.
Yo dejándome caer,
en las redes de tu voz, de tus letras,
que te dibujan tal como te veo.














De tus manos inquietas
que te revelan espontaneo, intenso, 
profundo, sufriente,
a flor de piel, 
incapaz de guardarse nada.

Serias la tormenta en mi mar en calma.
la sacudida que le hace falta a mi letargo.
La voz a mis silencios.
¡tal vez hasta seriamos perfectos!



 Quiero soñarte despierta un rato mas,
pensando en que no hay culpas en soñar
tal vez podemos ser algo en esta inmensa nada,
tal vez podemos hacernos un tiempo,   
tiempo para volar sin miedo...
Vos sin miedo y yo tan sola,

Desesperando por  sentir de nuevo  todo,
lo que me haces llegar con solo unos instantes  de estar…
lo que te nace cuando nos vemos de nuevo...
Soñar...queseriamos tan libres,
volar un rato.

Dejar atras nuestras jaulas de aves de ciudad
 












Susana Buisson. (diciembre de 2016).

miércoles, 23 de noviembre de 2016

CLOSE UP




Hay un hilo que ata tus ojos a mi boca, 
mis ojos a la tuya. 
Tu sonrisa es un imán, es un catalizador para mis latidos.

Un enjambre de palabras no dichas
estalla en el fondo  de nuestras miradas vivas,
 inundando de color esos eternos silencios
que guardamos ceremonialmente
 entre un encuentro y otro.

Tus ojos fingen ausencia
mientras los mios se  pasean por tu piel,
 todavia inédita a mis manos,
comprobando con descaro los detalles que mi retina guarda intactos,
la curva d tus pestañas, la línea de tu nariz,
las pecas en tu oreja, tus manos blancas,
tus dedos precisos,
tus labios rojos, la curva de tu cuello,
tu barbilla sin afeitar.

La comodidad de nuestros cuerpos juntos
es directamente proporcional a  todo el tiempo que invertimos evitándonos.

Mi corazón en calma,
como si tu cercanía, tu forma de hablarme,de escuchar mi furia,
 fueran  el unico remedio exacto.

El mundo, la gente, las cosas…
todo pierde el volumen cuando estás hablándome,
la realidad se vuelve borrosa cuando me estas mirando,
solo existo yo en tus ojos, vos en los mios,
 y esa sensación de estar conectados desde siempre.

Mi respiración se altera al ritmo de la tuya,
tus dedos temblorosos se ocultan tras la precisión cotidiana de tus actos,
que comtemplo embelezada,
que puedo predecir con la presicion de un vidente.

Te salva la obsesividad, de delatarte ante ojos indiscretos.

Te traiciona el tono de tu voz pronunciando mi nombre,

La forma de hacerme saber que queres más  minutos conmigo.  

La familiaridad con que nos volvemos a acercar
delata mis ganas de quedarme con vos,
de perpetuar el momento infinitamente.

Me pregunto si me lees con la misma facilidad que yo a vos,
Si te parece un fracaso la forma en que nuestros cuerpos se rinden al contacto, 
despues de tanto tiempo evitandonos.
Si tenes el mismo miedo que yo de mirarme a los ojos,
de encontrar  que nada ha cambiado, que el fuego sigue ahí…
todo igual de imposible e intacto.


Me escapo. Llena de vos,
Con tu presencia explotándome en todos los poros,
Tu mirada se me queda, indeleble,
 mientras camino por la ciudad dejando atrás tu silueta azul.

La  misma calle que nos reunió hace unos años por primera vez,
como dos extraños que se empezaban a conocer,  
ahora nos separa como extraños que se conocen demasiado.

 22 de Noviembre. De cerca.
Susana Buisson.( Obra registrada)

martes, 19 de julio de 2016

OTRAS VIDAS

Te amo,
con una intensidad sin sentido.
Sin lógica y sin remedio.

Me dueles en la piel,
ardiendo en cada célula que no tocan tus manos.

Te añora mi retina y mis oidos.
El aire de la tarde se hace raro sin la cadencia de tus pasos en la acera.
Sin tu risa desmedida alborotando mis latidos.

Mi piel, desolada sin el fuego de tus ojos,
se vuelve fría.

Te gritan mil palabras mis labios apretados.
Mis párpados tramposos juegan con una foto tuya,
engañando mis sentidos otro rato.

Me asalta la certeza de un encuentro,
en alguna de esas otras vidas
que transcurren ajenas a esta rutina rancia,
detras de todos nuestros actos racionales, medidos, exactos.

Un mundo que existe ajeno a nuestras miradas silenciosas,
en ese lugar intermedio en que habitamos juntos,
tu deseo y mi locura, libres,
y nos amamos.

(De Alma para Gale "Siete Razones")

Autora. Susana Buisson. Julio de 2016

martes, 21 de junio de 2016

ENCUENTRO



Te olvido

Me dejo llevar  por el tiempo,

absorta en una marea de rutina y silencio,

donde abunda la ausencia de  nuestras voces,

alimentando la ausencia de mí.


Te olvido, 
y me vuelvo un eco de las cosas,

De algún modo
tu silencio me vacia de sensaciones,

Voy y vengo, eternamente,  sin sorpresas.



Me  quedas mirando así,

y me encuentro.

Con vos frente a mi, con tus ojos viéndome,

me distingo de repente viva,  vibrante,

despierta de anhelos.


Tu mirada inquieta me recorre,

dibujandome todos los bordes.

Mi deseo emerge de tu voz quebrada,

alojándose en tus frases incoherentes,

en el grito de tus gestos,


La sorpresa lisa y llana de mi rostro frente al tuyo,

te delata una alegría  que me sacude por completo,

 avivando un grito  ahogado, visceral,

 y desde el fondo de mi piel

se van encendiendo unas ganas de corroborarte completo,

de perder todo el tiempo del mundo en vos


De dejar que te pierdas en mi para siempre
y olvidemos todo lo que existe y nos retrae,

lo que nos apaga las miradas,

lo que nos ahoga las palabras.


Tengo sed de todas tus palabras sin sentido.

De horas de tu risa clara.

De tus ojos chispeantes, y tus manos blancas.


Protesto.

Odio el tiempo transcurrido ausente,

 sin esa candidez  con que tus intenciones se transparentan.


Te llamo en silencio desde el fondo de mi piel.

Te grito con todos mis gestos.


Tu nombre se resbala en todas partes

Tu nombre y un anhelo que desgarra

 con la conciencia de tu piel después esta larga ausencia.


Tu boca sonriente  me tienta cercana,

 con tantos besos acumulados

que mi corazón se acobarda,

 resguardándome  nuevamente en la distancia,

desde donde te amo,

hasta que vuelva a recordar olvidarte.

lunes, 11 de abril de 2016

SHADOW IN BLUE



Te respiro.

Cierro los ojos y te inhalo.


Regodeándome en la sensación de tu deseo envolviéndome.

Sonriendo como una loca en medio de la acera,

No puedo verte pero lo se: estás, cerca. (tal vez viéndome desde atrás de la vidriera)

Acechando  mis pasos entre las cosas, 
desde tu escondite favorito donde una vez te descubrí. (Donde una y otra vez me prometo ya no ir a buscarte.)


Celebro.
Esta certeza de tu voluntad vencida por unos instantes
me roba una sonrisa.

La alegría me hace abrir los ojos y buscarte.


Tu sombra azul se diluye por encima de mi hombro como un fantasma.
El eco de tu voz resuena por todos mis espacios en una frase trivial, (una de esas excusas que usabas para acercarte a mi).



Me duele.
El recuerdo de tu sonrisa me golpea en oleadas,

Extasiándome y desgarrándome con la misma intensidad que tiene esta verdad:

ya no es, ya nada es...


Es un dolor sordo, 
que opaca los sonidos y enrarece el aire,

haciéndome consciente de todos  nuestros  pasos en estas aceras,

de todas las  veces que nos seguimos por la ciudad el uno al otro,

hasta que una vez sucedió  y nos encontramos.



Hubo un tiempo en que las tardes de otoño

estaban llenas de adrenalina y expectativa.

Contaminábamos todo con el sonido de nuestras risas,

y la gente se nos quedaba mirando bromear.


Silencio.
Cualquier palabra que dijéramos estaba bien

con tal de escucharnos la voz.
Cualquier historia que contáramos requería mirarnos uno al otro,
atentamente, intensamente.

Reiamos  de todo, 
radiantes e inconscientes,

capaces de olvidar todo lo demás los instantes suficientes


Despertar.
Comprender que queríamos mas. (A veces querer lo que no se nos es dado
solo precipita el caer en el abismo.)


Consciencia.
La ambicion genera codicia.

El deseo desmedido nos llena de fantasias,

la fantasia desatada lleva a la locura. (La locura llama la atención).


Realidad. 
La realidad nos obliga a ser cuerdos.

La cordura nos ata al silencio.



Te estoy mirando.

Ya no es tu sombra aventurera  siguiéndome,

fugándose tras mis pasos en un descuido de tu alma.


Son tus pasos, vienen hacia mí en la esquina,
finges no verme y te odio unos instantes.
Me esfuerzo para que pienses que no te vi, 
finjo que no siento toda esa energía al pasar a tu lado.

Camino como si la calle estuviera vacia. 

(Todo dura hasta el instante en que mi fracaso
se encuentra con tus ojos siguiéndome desde la acera de enfrente.)


Lloro por dentro de rabia mientras mis manos tocan las cosas que tocaste.

Le dejo una sonrisa al hombre del almacen ,

que hace instantes bebió tus palabras

 y desando mis pasos fingiendo que no estas ahi.





















Es tu sombra azul la que extiende los brazos hasta tocarme
desde la acera de enfrente, (No tu rostro indiferente, con expresión concentrada y ausente)


 la que me sigue los pasos hasta que mi corazón estalla.





¿Hasta cuando tu sombra azul  me va a abrazar en las esquinas

y tus ojos van a fingir que no estoy ahí?


















A tus ojos. Susana Buisson (11-04-2016-OBRA REGISTRADA)