Si estás acá es porque te elegí...


Este es un espacio personal donde convergen pensamientos y creaciones, un poco de lo que soy, de lo que pienso, de lo que he vivido, de como veo el mundo...

El Blog está registrado y por consiguiente, salvo aclaración previa todo lo publicado me pertence
por lo tanto quedan prohibidas TODAS las reproducciones y difusiónes sin previa consulta y autorización.

Susana E. Buisson (Lakentsb)


sábado, 10 de octubre de 2009

Espacios vacíos


Navego en tu ausencia como una cáscara en el océano.
El horizonte se me aparece al alcance de mi mano,
engañoso espejismo del anhelo de llegar a alguna parte.

Alrededor, la inmensa oleada de gente que corre de aquí para allá
sin detenerse ante el vacío inexcusable de tu ausencia.
que noto solo yo, y a nadie parece importarle.

Me rodeabas con tu presencia de silencio llenando todos mis espacios.
Conteniendo de alguna forma la forma que hoy se desdibuja de mis bordes,
desde que me di cuenta que ahora estoy sin tí,
por alguna razón nueva que mi razón no alcanza a explicarme.

Este repliegue inesperado de tu esencia me sorprende y no,
hace tiempo lo esperaba a hurtadillas.

¡Te adiviné tantas veces las ganas de huir!

Me sorprendió gratamente que te quedaras …

Andariego, infatigable, intangible, escurridizo, indefinible…

Darte un nombre o un lugar en el espacio siempre fue atraparte.

Aprendí a disfrutar de tus llegadas,
a perderme en la intensidad de esos encuentros
en los que solo estabas en mí, reposando en calma,
y yo bebiéndote, disfrutando de tu esencia hasta el hartazgo.
sin encerrarnos con preguntas, sin explicarnos nada.

Tu huida me resulta asombrosamente repetida,
y como tantas veces antes, vuelvo a temer que esta sea la última partida,
que otra vez vuelvan a quedar palabras reprimidas,
respuestas que dar, preguntas que esgrimir…

y que esta herida abierta permanezca otra vez así,
y jamás deje de sangrarnos.

Temo los silencios obligados que tarde o temprano te traerán de nuevo aquí,
las heridas sin curar… los perdones sin pedir.

Tu ausencia me encierra en una casa que no quiero,
donde se me aparecen todos tus fantasmas y me duelen tus amores viejos.

Donde el amor que ya no es me asalta en los rincones que eran nuestros,
agrandando en la distancia la memoria de tus besos,
inundándome con una nostalgia triste, de tarde de lluvia,
como la que alguna vez vi asomarse en el fondo de tus ojos mansos.

Exagera en mi piel el recuerdo y los detalles de una piel que hace años no me roza, de una voz que ya no canta para mí.
Y desespero en esta ausencia de náufrago tratando por fin de olvidarte…

Abril de 2009. (Susana Buisson)

No hay comentarios: