Si estás acá es porque te elegí...


Este es un espacio personal donde convergen pensamientos y creaciones, un poco de lo que soy, de lo que pienso, de lo que he vivido, de como veo el mundo...

El Blog está registrado y por consiguiente, salvo aclaración previa todo lo publicado me pertence
por lo tanto quedan prohibidas TODAS las reproducciones y difusiónes sin previa consulta y autorización.

Susana E. Buisson (Lakentsb)


domingo, 6 de diciembre de 2009

FALLAS



Fallas... fallar... fallarte.
Me fallaste...

El dolor de tu voz me sigue
mientras recorro el interminable laberinto de significados de este arte extraño:

decepcionar, decepcionarte, decepcionarnos...

Intento descifrar la profundidad de mi daño,
un daño inconcientemente intencional, un arte milenario:
tratar de herirte para que sepas por una vez cuánto duele tu herida, 
cuánto desgasta tu huida repetida,
tu locura intermitente, tu constante  regreso arrepentido...

 Y sin embargo, desde el mismo instante en que lo intento
me descubro arrepentida...

Fallas. Fallar... ¿y vos, nunca me fallaste?

Sabias que nunca espere tu perfección,
todo lo que  tuviste de mi siempre fue perdón:
perdón constante a tus inconstancias,  que reproché siempre hasta el grito,
que retiré luego  para regalarte  perdón,
que nunca esperé a que pidieras...

Incondicionalidad. ¿era eso lo que esperabas?

Soy incondicional para vos.
Que no es lo mismo que perdónar todas tus heridas a proposito,
que no es indiferencia a tus huidas cobardes,
que no es ignorancia conciente a tus frases arrancadas a la fuerza
a silencios que no debias romper,
si no querias herirme de nuevo...

Fallaste...¿que yo falle?

¿No será que tu falla quedó expuesta a la luz  del juicio, y víctima de la opinión, ahora te enfrenta  al espejo de las culpas que nunca quisiste mirar?

Fallar... fallarte...Duele.

Duele que me hayas fallado tantas veces,
más duele que yo solo haya podido fallarte una vez antes que me condenes,
antes de que me entregues al exilio perpetuo de todo lo que nos reunía,
que era tanto y nada, pero era algo.

Fallas, fallar, fallamos...Los dos fallamos:

faltos a la verdad,
faltos a la honradez primera,
faltos a la transparencia incondicional...

Mi falla solo refleja la tuya repetida hasta el cansancio.
Es apenas un quedar sin aliento, un desistir por un instante de todo lo bueno...
Instante que siempre pasa, aliento que siempre vuelve...
Solo que  es tarde esta vez: la luz expuso mi falla y todos vieron...

mi falla, -consecuencia de lo que hiciste-, se tapa ahora  con tu condena sobre mi...
se entierra con tu dolor publico por mi herida injusta,
se esconde con el exilio tras mi traicion inesperada...

Perdon... perdonar...perdonarte...

Sí, habría perdón...
Siempre hay  perdón esperando por vos,

Es solo que esta vez, primero, quiero oirte pedirlo.




Susana Buisson.5/12/2009

No hay comentarios: